miércoles, 29 de diciembre de 2010

Wish You Were Here

Cuenta atrás para comenzar un nuevo calendario....

La verdad es que es chulo eso de comenzar un nuevo calendario. Yo suelo tener uno de una entidad bancaria que viene con una foto distinta cada mes y, este año traía además una cita de un escritor importante sobre el mes o la estación del año en la que estabamos. Algunas realmente chulas. Ojo, no hay que hacer trampa y lo interesante estriba en saber esperar hasta el mes siguiente para pasar hoja y descubrir que se esconde...romántico que es uno.

A lo que iba, sólo tres entradas y aprovecharé para ir poniendo alguna de las cosas que más me han gustado este año. Y empiezo hoy por una frustración. Os dije no hace mucho que iba a asistir a la Gira Dos bandas y un destino, y el destino quiso que a última hora no pudiera...y ya es la segunda vez que me quedo sin ver a los Arizona Baby. Me quede sin ver cosas como la que hoy os ofrezco. Es una interpretación muy elegante e intensa de uno de los mejores temas de Pink Floyd, ya anteriormente puestos en este blog.

Ya me contareis...



"So, so you think you can tell Heaven from Hell,
blue skies from pain.
Can you tell a green field from a cold steel rail? A smile from a veil?
Do you think you can tell?

And did they get you trade your heroes for ghosts?
Hot ashes for trees? Hot air for a cool breeze?
Cold comfort for change? And did you exchange
a walk on part in the war for a lead role in a cage?

How I wish, how I wish you were here.
We're just two lost souls swimming in a fish bowl,
year after year,
running over the same old ground. What have we found?
The same old fears,
wish you were here.

How I wish, how I wish you were here.
We're just two lost souls swimming in a fish bowl,
year after year,
running over the same old ground. What have we found?
The same old fears,
wish you were here."

martes, 28 de diciembre de 2010

Entrevista con la "Indio TV"

Aqui una entrevista bien chida con la 'Indio TV' mexicana. Hablamos de influencias, bandas españolas que nos molan, cosas raras como "tuirer" o "stwoner rawk", lo divino, lo humano y, aprovechando los consejos a pie de imagen, recomendamos que en estas fechas "eviten el exceso"...


lunes, 27 de diciembre de 2010

Conciertos incendiarios, honestos y directos


El panorama nacional musical pasa por uno de sus mejores momentos gracias a los réditos proporcionados por la década de los noventa, década que permitió superar la identidad estética, musical e ideológica de los ochenta para dar paso a una nueva manera de entender la vida a través de la música. Superado el primer decenio de este siglo 21, estamos en condiciones de afirmar que el Indie patrio se ha hecho más fuerte y convincente, con solistas y grupos que han perdido el miedo a mostrar la música que realmente quieren hacer, en la que creen, pero sobre todo grupos y solistas que han perdido el temor a mostrar claramente las raíces de donde provienen, donde todo comenzó.

Un buen ejemplo de esta audacia, una de esas bandas que ha dejado el miedo para otros y se ha quedado con las ganas de devorar escenarios, es el grupo vallisoletano Arizona Baby, grupo que arrasa allá donde va con conciertos incendiarios y honestos, directos donde lo verdaderamente importante no es la impostura tan propia de las actuales proclamas generacionales, del “estar donde hay que estar”, sino directos donde lo primordial es hacer música para ser lo que se es. Si a este trío le unimos ese grupo imprescindible para entender la historia más reciente en materia musical, Los Coronas, el resultado es un matrimonio musical que nace con la certeza de convertirse en algo imperecedero e inusual.

Dos bandas y una misma historia

Cuando ambas bandas anunciaron la edición de un EP (vinilo y CD), con algunas versiones adaptadas al sonido de este proyecto de ocho músicos, y su posterior gira bautizada “Dos bandas y un destino”, gira que arrancó el pasado 23 de octubre, más de uno tardó un buen rato en volver a pestañear. Fernando Pardo, (ese tipo al que la escena Indie le debe tanto, tanto, tanto), líder de Los Coronas, banda de rock instrumental que se conoce la ruta de las salas madrileñas como la curtida palma de su mano, y Javier Vielba, el susodicho de los Arizona Baby, ese hombre de pelo generoso e inteligencia musical irreprochable; ambos con sus pelos y guitarras sobre el mismo escenario, mordiendo el mismo polvo de la tarima, repartiéndose protagonismo en partes iguales. Lo dicho, más de uno tardó un buen rato en volver a pestañear.

El concierto que los “Corizonas” ofrecieron el 11 de noviembre en Málaga, dentro del Wild Winter Festival, fue simplemente impresionante. Primero le llegó el turno a los visuales que reforzaron, magistral y sutilmente, el concepto del concierto; visuales que para sus primeros acordes, para su presentación en sociedad, eligieron a Ennio Morricone como compañero de viaje. Javier Vielba salió al escenario con la seguridad del que sabe que lo que hacen es algo sólido e importante, que la historia debe esperar a lo que este par de ocho van a construir sobre los escenarios. Guitarra en mano se enfrentó al respetable, ayudado por “Everybody knows this Is nowhere”, de Neil Young. Completado el trío, tocaron algunas de las canciones de Second to none (Subterfuge, 2009). El concierto fue transcurriendo entre temas propios, de ambas bandas, y ajenos, de artistas como Elvis Presley, Los Brincos, Pink Floyd o The Dead Kennedys, entre otros. Dos bandas cuyos miembros comparten escenario, se alternan, y enfrentan musicalmente; un duelo épico entre lo acústico y eléctrico donde sólo sale ganando la música. Fue un concierto que muchos tardaremos en olvidar, porque volver a hacer la música algo emocionante es muy complicado pero estos lo han conseguido.




(Cristina Consuegra, www.culturamas.es)

viernes, 24 de diciembre de 2010

¡¡¡Feliz Navidad!!!

¡¡¡FELIZ NAVIDAD A LA FAMILIA DEL DESIERTO!!! GRACIAS POR UN AÑO INOLVIDABLE. ¡¡¡BRINDAMOS POR UN 2011 AÚN MEJOR!!!



Arizona Baby en SalottoLive (Parte II)

Concierto exclusivo que ofreció Arizona Baby en SalottoLive el 25 de Noviembre de 2010.

jueves, 23 de diciembre de 2010

Arizona Baby en SalottoLive (Parte I)

Concierto exclusivo que ofreció Arizona Baby en SalottoLive el 25 de Noviembre de 2010.


martes, 21 de diciembre de 2010

Arizona Baby en el CEE


Arizona Baby es una banda que nos trae a nuestros días una época ya pasada pero que todos conocemos bien. Oriundos de España este grupo sabe más del viejo oeste y de la vida en el desierto que la gran mayoría de los grupos del vecino del norte.

Integrada por Javier Vielba en la voz y guitarra de acompañamiento, Rubén Marrón en la guitarra y Hermo en la rítmica; vió sus orígenes en el año 2003 en Valladolid España casi en el extremo opuesto del mismo país donde se filmaran muchos de los ya clásicos Spaghetti Westerns. Su segundo disco Seconds to None nos permite ponernos las botas vaqueras y disfrutar de música sin ataduras a las tendencias pop del country ni de un exceso de elementos que los vuelvan una caricatura.

Acualmente se encuentran firmados con Subterfuge ya entre su historial encontramos varios festivales de música en varias partes del mundo y un primer disco autoeditado – Song to sing along -.
(Omar, Nikole A.K., www.nix-nix.com)

martes, 14 de diciembre de 2010

¿Frío?. No con ellos en el escenario.

La Ciudad de México es una nevera gigante, el invierno está en su máximo apogeo y salir a la calle sin una buena dotación de ropa abrigadora es auténtico masoquismo.
Pero la noche de anoche, los integrantes de Arizona Baby nos transportaron al viejo oeste con todo y botas vaqueras.

El lugar elegido fue la Terraza del Centro Cultural de España, ubicado en el corazón de la ciudad.
Ya bastante noche hicieron su aparición los 3 integrantes de Arizona Baby. Se ve una batería bastante sencilla y un par de guitarras acùsticas.
En primer lugar, la imagen de los integrantes puede engañar porque no encaja con el tipo de música que tocan.
Javier lucía unas botas vaqueras junto con una playera de Queens of the Stone Age y una melena como de integrante de Lynyrd Skynyrd, mientras que el señor Marrón tiene una enorme cabellera y por su perforación de la ceja, parecería más como integrante de un grupo metalero nórdico de esos que queman iglesias.
El inicio no pudo ser mejor, empezaron con una versión vaquera de “Ghost Riders in the Sky” y a media canción la entrelazaron con “The Good, the bad & the ugly” de Ennio Morricone. Desde ese instante se pre visualizaba una noche caliente al estilo campirano del viejo oeste.
Cuando interpretaron “Ouch!”, tema de su segundo álbum, Javier demostró que las botas de vaquero también tenían una utilidad, usando el suelo de madera del escenario como si fuera bailarín de tap, comenzó a estrellarlo con sus botas logrando uno de los momentos estelares de la noche. Continuaron los temas su segundo álbum y ahora fue turno de “Runaway” y “A Tale of the West”. Luego fue momento de un cover y más precisamente de la versión que le hicieron a Pink Floyd y su “Wish You Were Here” que grabaron en conjunto con Los Coronas este año en su natal España.
Extrañísimo cover en donde le cambiaron completamente el sonido al tema original y ahora la transformaron en la canción ideal de unos bandoleros asalta pueblos. Siguieron con los temas de su segundo LP y ahora fue turno de “The Truth” con todo y su distintivo inicio de guitarra y de la bluesera “Muddy River”.
También hubo un pequeño duelo de guitarras en donde el señor Marrón demostró sus habilidades en las 6 cuerdas. Toca con una maestría y una perfección cada nota, además es bastante extraña la forma en que se retuerce mientras toca su guitarra acústica. Pareciera como si fuera el líder de un grupo de metal y estuviera tocando un kilométrico solo de guitarra. Su estilo encontró un término medio entre el blues, el country y el metal.
El grupo se despide pero los gritos y aplausos del público los hace regresar a tocar en 2 ocasiones. Primero tocan “Shiralee” que es probablemente el tema más “conocido” de ellos en este lado del planeta y que suena bastante bien en vivo y finalmente concluyen su concierto con un clásico del rock & roll, “Lucille” de Little Richards. Mejor imposible.

Muy buen concierto, Arizona Baby vino a refrendar el porque se les considera una de las nuevas promesas musicales en España.
¿Frio? No con ellos en el escenario.



(Shock, http://musicainclasificable.blogspot.com)

lunes, 13 de diciembre de 2010

Haciendo el Ornitorrinco

Cuando Pau y Joel, guitarra y bajo de Midnight Travellers llamaron al resto del grupo para que les ayudasen con la mudanza, no esperaban que estos apareciesen en su nuevo piso junto a los Arizona Baby, quienes habían tenido un bolo en Barcelona la noche anterior. Después de unas cervezas y unos ganchitos, el futuro comedor de la casa se convirtió en un improvisado escenario donde se mezclaron acordes y sus dos canciones: Ouch, de Arizona Baby y I am a Liar de The Midnight Travellers.



viernes, 10 de diciembre de 2010

Música sincera, directa, con alma y cantada en inglés

De Arizona a Valladolid hay unos miles de kilómetros de distancia, no así en el aspecto musical: de un intenso folk acústico que logra transportar al escucha a un desierto lejano, surgen canciones que rompen con todos los esquemas de una banda española contemporánea, un fenómeno musical que ha trascendido y llega hasta nuestro país. Ellos son Arizona Baby.

Arizona Baby es una banda que engancha. Con una música que recorre los pasajes más tranquilos del folk hasta los momentos más íntimos de un rock acústico, complementándolo con un poco de blues de escuela, la propuesta nos hace remitirnos a una música que poco o nada tiene que ver con su tierra natal, España.

La banda conformada por Javier Vielba, Ruben Marrón y Hermo se presentó el pasado viernes 3 de diciembre en la explanada de la Expo Guadalajara en el marco de la Feria Internacional del Libro 2010, en la que Castilla y León funge como la región invitada de este año.

Esta presentación no es puntual, la banda española tocará en diversos lugares de la Ciudad de México – el 7, 9 y 11 de diciembre- junto a una agrupación ya conocida por todos: Lost Acapulco, y complementando así, la gira americana de su segunda y más reciente producción discográfica Second To None editada en 2009 por el sello español Subterfuge Records.

Ellos se definen como “un fenómeno paranormal”, un proyecto totalmente independiente que se jacta se tener una filosofía muy punk, do it yourself. Second To None es un disco más evolucionado y con más enjundia que el primero, y sin duda, se ha convertido en todo un éxito musical en su país.

Con toques de blues y country, la base del rock, ellos toman la música británica y estadounidense como sus principales influencias, desde los Zeppelin hasta Cash y Dylan. En palabras del mismo Javier Vielba, vocalista de la banda: “no es normal que esté gustando tanto”. Quizá por el género tan lejano a lo que se espera de una banda castellana, o quizá por los tiempos que estamos viviendo en los que es difícil destacar frente a industria comerciale.

Arizona Baby espera abrirse un hueco en el corazón mexicano, mientras tanto, este jueves podrás conocerlos y escuchar rolas de sus dos discos; música sincera, directa, con alma y cantada en inglés.

(Diego Ramos, eldescafeinado.com)

miércoles, 8 de diciembre de 2010

¡Desde España!, Arizona Baby


En el nombre está la clave. Si no, pregúntenle al combo de Valladolid, Arizona Baby, que sin necesidad de ser oriundos del Viejo Oeste estadounidense, generan sonidos donde se huele perfectamente desierto, arena, cactus y pólvora quemada. Explotando casi la misma veta que sus colegas de Calexico, Arizona Baby ofrece un rock aceitado cubierto con esencia de vaqueros que coquetea por momentos con el blues más atascado y el country en estado rasposo.
Formados en 2003, Arizona Baby ha sabido generar mucho ruido a base de canciones épicas que los han llevado incluso al Olimpo (por más exagerado que se lea); de ahí que ya hayan sido teloneros de leyendas vivientes como Mark Knopfler y Chris Isaak. Con un pie dentro del folk de frontera y el pop polvoroso y desértico,Arizona Baby usa las guitarras para transmitir una música que en su geografía natal les ha regalado las mejores críticas y que llega a México para desparramar su salvaje sonido donde el country es mordido por serpientes sonoras que salen de la pedal steel y las seis cuerdas con aires de Oeste puro.
Esto es Arizona Baby "Shiralee".




(www.chilango.com)

sábado, 4 de diciembre de 2010

"El escenario quedó calentito"


La noche comenzó movida. Y es que, aunque Gerardo era el plato fuerte esperado por los asistentes al Foro Expo, el público respondió de buena manera a la propuesta musical de Arizona Baby, trío representante de Castilla y León. Nada más hacer sonar las guitarras y las percusiones la gente entró en sintonía con los músicos españoles, que ofrecieron su propuesta de rock puro. Javi, Rubén y Hermo ejecutaron un par de temas antes de que el vocalista —Javi— se presentara ante la gente. “Nosotros venimos de Valladolid, que es conocido como el Valle Dorado. Ahí es donde hacemos nuestras fechorías. Y vamos a hacer que ustedes viajen al Valle Dorado a través de nuestras melodías”. Y vaya que lo lograron: a punta de guitarras pusieron a bailar a los espectadores, que ovacionaron cada una de las entregas el trío español.

Poco a poco, acaso conforme se iban vaciando los bolsillos al interior de Expo Guadalajara, el público —integrado por gente de todas las edades, desde adultos hasta adultos casi mayores— iba llegando a la explanada, donde eran recibido con el concierto de los españoles. “Contadle a vuestros amigos con quién han pasado la noche”, instó Javi, y continuó con un cocierto que duró cerca de una hora y que distinguió por la potencia ibérica. El colofón, un cóver de “The End”, terminó de confirmar la empatía con el público tapatío. El escenario quedó calientito.

(Édgar Velasco,impreso.milenio.com)

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Limerencia musical con Arizona Baby



Aunque aún no lo recoge el diccionario de la RAE, limerencia se define como el estado de intenso enamoramiento que se siente al comienzo de una relación, los psicólogos incluso lo asimilan a un trastorno obsesivo compulsivo. Y eso mismo es lo que estamos viviendo con Arizona Baby tras verlos en directo en el SalottoLive organizado por Fiat 500 y Rolling Stone.

Sólo un reducido número de privilegiados fueron testigos de un encuentro íntimo y acústico con una de las bandas que enamora al primer acorde. De aspecto rudo pero con una sensibilidad que nos hizo sentir el flechazo con sus guitarras rasgadas y su embriagadora (no va por el vino) voz.

También hay que reconocer que SalottoLive habia creado el ambiente idóneo para una cita casi a ciegas en la que los ganadores del concurso no supieron el lugar hasta unas horas antes del encuentro. La espectacular casa (del pintor Enrique García Lozano) donde se celebró, muy cerca del barrio de La Latina, fue un espacio único donde la banda se dejó llevar ante un centenar de fervientes seguidores.

Todo comenzó sobre las 20 h. con un pequeño refrigerio en el que los asistentes pudieron departir con el accesible trio de protagonistas. Luego la cosa se fue calentando con las primeras canciones, y se llegó al éxtasis con el impresionante directo del tema Shiralee. En el bis, banda y público fuimos conscientes de que el encuentro se acababa y quisimos darlo todo, sin guardarnos nada, en un acto de comunión absoluta.

El vídeo y las fotos exclusivas fotos que os traemos harán que deseeis con electrizante pasión que llegue cuanto antes el próximo SalottoLive. Es lógico que la limerencia vaya decayendo con el tiempo. Pero volverá. Os lo aseguramos.

martes, 30 de noviembre de 2010

Arizona Baby ¡¡¡en México!!!


Arizona Baby realizan un paréntesis en la exitosa gira “Dos Bandas y Un Destino” para ofrecer una serie de conciertos en México, donde se encontrarán presentando su aclamado “Second to none” (Subterfuge) a lo largo de una intensa semana.

Con la llegada del año nuevo y tras un 2010 repleto de éxitos, Arizona Baby retomarán su gira junto a Los Coronas e irán alternando estas fechas con suyas propias. En primavera actuarán en Alemania.


ARIZONA BABY& LOS CORONAS. Gira “Dos Bandas y un Destino”

- Jueves 23 de Diciembre. Logroño Sala Modus.

- Miércoles 29 de Diciembre. León Sala Studio 54.

- Sábado 8 de Enero. Miranda de Ebro (Burgos) La Fábrica de Tornillos.

Fotografía de Iñigo de Amescua (www.blueindigostudio.com)

(www.inzona.es)

lunes, 29 de noviembre de 2010

Una bicefálica y auténtica bendición para los amantes del rock’n’roll

Se veía venir, cuando dos bandas pasan por un momento tan dulce y deciden unir sus fuerzas, sólo puede salir algo bueno, algo realmente bueno. Los Coronas llevan casi veinte años dando el callo, peleando contra viento y marea, surfeando por el Manzanares a lomos de sus Stratocaster, viviendo prácticamente a la sombra de Sex Museum… hasta que hace un par de años la diosa fortuna les sonrió e incluso Little Steven intentó ficharles para su sello, o viceversa. No faltará algún memo que pueda pensar que Arizona Baby nacieron de pie o con un pan debajo del brazo, pero aun sin la veteranía de los madrileños tampoco son precisamente unos recién llegados. Llevan años en el ajo y miles de kilómetros en las ruedas de su furgoneta, porque se patearon nuestro país defendiendo su primer álbum, curtiéndose sobre las tablas. Finalmente han conseguido que su poderoso rock acústico haya sido aclamado por todos. Da igual que las tres cuartas partes de su público sea el mismo que el de Russian Red y que se enteraran de que existió un tipo llamado Johnny Cash cuando se estrenó “En la cuerda floja”. Ellos no tienen la culpa. Arizona Baby conocen perfectamente el terreno que pisan, tienen canciones enormes y sus conciertos son realmente antológicos. Por eso mismo “Dos bandas y un destino” es una bicefálica y auténtica bendición para los amantes del rock’n’roll. Por un lado está el homónimo doble epé que han grabado juntos, cuatro versiones que marcan cuatro puntos cardinales: “Wish You Were Here” de Pink Floyd, “Runaway” de Del Shannon, “Too Drunk To Fuck” de los Dead Kennedys y el bolero “La Cárcel de Sing Sing” del colombiano Alci Acosta… Ellos, en realidad están en el medio, ejerciendo de agujero negro que absorbe cualquier canción para escupirla con un sonido verdaderamente especial, que combina los elementos de las dos bandas, pero sin llegar a sonar a ninguna de ellas. Evidentemente sonaron esos cuatro temas en el concierto madrileño de la gira “Dos bandas y un destino”; fue en la recta final, cuando la gente ya estaba en pleno éxtasis tras una auténtica orgía sonora que culminaron con una brillante versión del “I Fought The Law” de Bobby Fuller.

La fiesta había comenzado un par de horas antes, cuando Javi Arizona invitó a subir al escenario a sus siete compañeros de aventuras. Juntos abrieron la velada y tras versionar el “Everybody knows this is nowhere” Neil Young los Arizona —tocados con chisteras y con aspecto de predicador chungo de un spaghetti western— se hicieron amos y señores de las tablas para interpretar un puñado de sus canciones: “The Truth”, “Ouch” y “Muddy River”, entre otras… La garganta de Javi rugía con fuerza y tras pedir una buena dosis de “zumo del talento” fue solicitando la presencia de Los Coronas: primero el bajo de Javi Vacas, después las implacables baquetas de Loza y finalmente se encontraban nuevamente los ocho sobre el escenario. Acabaron pasando por su filtro ¡incluso a Black Sabbath! La acústica del Señor Marrón engranaba con los espasmos eléctricos de los Coronas, el contundente baquetear de Loza quedaba blindado con la percusión de Hermo y la fusión de ambas bandas quedaba bautizada como Los Corizonas. Los malasañeros hacía años que musicalmente habían abandonada la soleada California, las Strato habían dejado paso a otras guitarras menos cristalinas, Gretsch, y su periplo sonoro por el sur de Estados Unidos había terminado cerca de la frontera, en un punto imaginario entre Nuevo México y Texas. De las playas doradas al árido desierto pasando por la pantanosa Lousiana, a la que rindieron tributo a golpe de un “Polk Salad Annie” que fundieron con “Susie Q”, con David Krahe y Fernando Pardo destilando la clase de James Burton y evidenciando que Los Coronas van tan sobrados que podrían ejercer de banda de acompañamiento de cualquiera. Con ellos hasta Ryan Adams parecería un tipo viril, Nancy Sinatra se convertiría en una pantera y Tina Turner patearía el culo de Beyonce. Los que en los noventa les vimos convertir en himnos surferos al “Enter Sandman” o el “Smell Like Teen Spirit” sabemos de lo que son capaces ¡incluso de que la gente corease el “Flamenco” de Los Brincos! Fernando —que hasta entonces había permanecido en un discreto segundo plan, tras un tremendo Javier Vielba que ejerció como maestro de ceremonias— desplegó su verborrea mientras una cómplice pantalla gigante escupía imágenes en perfecta sincronía con sus chascarrillos. Atacaron el “Misirlou” de Dick Dale y recibieron a los Arizona para que Loza pusiera voz a un ácido “Pushing Too Hard” que precedió al “Secret Agent Man” y también a un contagioso “Shiralee” que Los Coronas, desgraciadamente, no consiguieron elevar a otra dimensión. No era sencillo.

Juntos demostraron que, a falta de poder innovar, al rock todavía le queda un largo recorrido cuando el talento se pone al servicio de la imaginación, incluso que todavía puede conquistar a unos cuantos cientos de almas en cada ciudad española. Les sobra convicción y oficio y consiguieron hacer bailar a una abarrotada Joy Eslava. Aseguraron que a la gira le quedaban todavía seis meses. Ojalá sea cierto y si pasan cerca de tu ciudad no lo dudes…



(JF León, blogs.antena3.com)

Rollo salvaje oeste. Salvaje, salvaje.


Ocho músicos en escena y dos horas de buen rock. Arizona Baby y Los Coronas han puesto el listón muy alto en este Wild Winter 2010. Las dos bandas se juntaron sobre el escenario para dar sobre todo espectáculo, incluso más allá de lo púramente musical. Irrepetible. Unas pantallazas a los lados del escenario con lo mejor del género western desde los primeros acordes. dejaban claro que aquello iba a ser distinto. Rollo salvaje oeste. Salvaje, salvaje.

Ambos grupos se presentaron juntos ante la sociedad musical malagueña, tocando tres temas mano a mano, antes de que Los Coronas abandonasen el escenario para dejar a Arizona Baby solos ante el peligro. Los de Valladolid, al ritmo de la guitarra del virtuoso 'señor Marrón', desgranaron lo mejor de su Second To None.

Los Coronas volvieron canción tras canción, poco a poco, a invadir el escenario. Los Coronas, con mucha más carretera que Arizona, metieron el ritmo en el cuerpo al público, con su Fernando Pardo (ex Sex Museum) a la cabeza. Mucho feeling en una sesión de baile que escapaba de tópicos techno, para viajar por los senderos del surf fronteriozo.

Los madrileños Coronas, vestidos como para un rodeo, hermanados con los vallisoletanos Arizona, rollo mormón. Duelo de guitarras al anochecer, demostrando que son 'Dos Bandas y un Destino', como esgrime el lema de su gira. Su finalidad, disfrutar. Baila o disparo. Sin tregua y sin respiro. Bang, bang.

(Ángel de los Ríos, blogs.diariosur.es)

viernes, 26 de noviembre de 2010

Arizona Baby seduce en SalottoLive

El trío de rock añejo ofrece un concierto en el que no faltan palmas, coros cantados por el público y botellas de vino que se acaban... Y esto pasó en el salón de una casa en Madrid. La cosa acabó con almohadas desperdigadas.

Una de las mayores juergas vividas por los miembros de Arizona Baby tuvo lugar el año pasado en Café Teatro, un lugar de encuentro mítico en la noche de Valladolid. A las cuatro de la mañana, sus dueños bajaron el cierre y ahí se quedaron hasta la madrugada los miembros de este trío vallisoletano, junto a Xoel López (Deluxe), que sacó una guitarra con sólo cinco cuerdas, con la que estuvieron cantando canciones de los Who, los Beatles y otros clásicos del rock. “Ese sitio es mítico. Se lían bien gordas. Que cuenten Pereza cómo fue su última juerga ahí”, suelta enigmático y con una sonrisa Javier Vielba, el barbudo vocalista, guitarrista y líder, de 31 años, de esta banda revelación, que no ha parado de tocar el último año, tras salir su segundo y último disco Second to none (2009).

Estamos en un concierto de SalottoLive by 500 y ROLLING STONE. No hay ningún cierre echado, hay más instrumentos que una guitarra destartalada y la noche no ha hecho más que empezar. Pero la estampa aquí no es menos singular que la descrita por el vocalista: nos encontramos en el amplio salón de una casa, en pleno centro de Madrid. Los instrumentos y los micrófonos están colocados en el suelo. No hay escenario. Un centenar de espectadores espera a que empiece a sonar el rock austero y añejo de este grupo, conocido, además de por sus enormes barbas (hay fans que se las ponen postizas en sus conciertos), por no utilizar guitarras eléctricas. Sólo tocan con acústicas. El dueño de la casa se mantiene tranquilo a un lado del escenario, ejem, de su salón. “¿Si me preocupa que se vayan a estropear mis cuadros? No, qué va, confío en la buena fe de la gente”, responde Enrique García Lozano, artista y dueño de esta casa. En las altas paredes del amplio espacio, en el que también pinta, están colgadas sus obras. El ambiente es familiar y de trato agradable.

“Antes ha pasado aquí al lado el batería de Arizona Baby, he estado a punto de decirle algo pero me echado para atrás”, suelta Álvaro, estudiante de 19 años. Él es uno de los ganadores de los concursos organizados por SalottoLive, Fiat y ROLLING STONE, para ver a Arizona Baby en este salón. Su hermano, Ricardo, un año menor, explica la devoción que sienten ambos por el trío: “Vimos a Arizona Baby hace una semana, aquí en Madrid, en una sala grande y estuvo genial. Pero hoy creo que va a ser más especial”. Pocos minutos después arranca el concierto y los dos hermanos miran con atención. El grupo suena rodado y la sobriedad del entorno juega a favor: su rock sencillo y clásico, con su solvencia instrumental, funciona sin luces ni humo ni otros efectos escénicos. Junto al vocalista y guitarrista están Rubén Marrón (también guitarrista) y Hermo (batería y percusiones); los tres se centran en los temas su segundo y último disco. El cantante ejerce de centro de atención: es dicharachero, agradecido y se salta el guión. “¿Alguien me puede traer más vino?”, reclama, con el vaso vacío tras la segunda canción; después de la sexta, agarra la botella directamente. El público, sentado sobre almohadas en el suelo, da palmas, ríe y canta (sobre todo en el estribillo de Shiralee, tema más popular de la banda).

SalottoLive nació hace casi cuatro años, en Florencia (Italia). La idea de acercar músicos a su público llevó a Paola Lafelice, una de las cabezas de esta marca, a organizar una actuación de la cantautora Vanessa Peters en su casa. La cosa se fue de las manos. “Para la segunda hubo que buscar un lugar más grande”, cuenta riendo la ideóloga. SalottoLive creció: llevan organizados 70 conciertos en diferentes ciudades italianas (Milán, Verona, Génova...) y su expansión internacional ha empezado. Este directo de Arizona Baby es el segundo bajo este nombre en nuestro país: su desembarco aquí fue el pasado abril, con Love of Lesbian tocando en la casa de un arquitecto, también en la capital. Una peculiaridad de estos conciertos es que sus asistentes desconocen dónde van a tener lugar hasta el último momento: pocas horas antes de celebrarse se les comunica por mensaje de móvil. A su carácter reducido e itinerante, Paola añade otro distintivo:”El público está callado, escuchando”, recalca.

Aunque las palabras de Paola no son del todo ciertas: cuando Arizona Baby termina su concierto con una versión de Lucille, el salvaje rock and roll de los 50 y clásico de Little Richard, nadie está sentado en suelo: los presentes bailan y siguen los coros del cantante. Las almohadas están desperdigadas, mientras Arizona Baby dan los últimos acordes, con sus guitarras en alto. El público abandona el salón, los cuadros mantienen, impolutos, su sitio (para satisfacción del dueño de la casa) y los dos hermanos concursantes, Álvaro y Ricardo, sonríen, mientras salen por la puerta principal. “Soy guitarrista y ha sido un placer poder ver cómo tocan, desde tan cerca. Son unos monstruos”, dice el mayor de los hermanos.

(Ivar Muñoz-Rojas, www.rollingstone.es)

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Arizona Baby y Los Coronas en Joy Eslava

  • MordorSonoro.blogspot.com - Los Coronas y Arizona Baby. "Dos bandas y un destino". En Mordor Sonoro esto ya lo sabíamos e intuíamos que iba a ser algo grandioso y ellos nos lo confirmaron el pasado jueves en la madrileña sala Joy Eslava ¡Y de qué manera!.[leer entrada completa]
  • ElGiraDiscos.com - Mucha expectación generó ayer en Madrid el paso de la gira “Dos bandas y un destino”, con un llenazo total en una sala en la que casi no se podía ni respirar. Todo un acierto la unión de estos dos grupos en la que se suma la veteranía, ideas, frescura y actitud. Además “Dos bandas y un destino” será también el nombre de un doble vinilo que se pondrá a la venta próximamente.[leer entrada completa]
  • Jenesaispop.com - Juntos pero no revueltos en el escenario interpretaron versiones y canciones propias de cada banda acompañadas de proyecciones que olían a Lejano Oeste, a Nashville y a Nueva Orleans, a despiadados asesinos, a vicio, a jinetes solitarios, a rugido de motores y a surf. [leer entrada completa]
  • LaChispaAdecuada,blogspot.com - Hacía tiempo que un concierto no me dejaba tan sorprendido como el de ayer. ¡¡Que espectáculo! ¡Que contundencia! ¡Que buen hacer sobre el escenario!. Sin duda un concierto magnifico, con una genial puesta en escena, con una entrega exquisita de ambas bandas, con muy buen sonido y con un público sin duda entregado a estos dos geniales grupos: Arizona Baby y Los Coronas.[leer entrada completa]

Arizona Baby y Los Coronas arrasan en la gira


Dos Bandas y Un Destino es el nombre de la gira que ha unido a Arizona Baby y Los Coronas, y con la que han conseguido reventar las salas de todo el Estado.

Entre el 3 y el 11 de diciembre, Arizona Baby comenzará su gira mexicana que les llevará a México DF y Guadalajara, tras la cual comenzarán una segunda ronda de actuaciones que se iniciará el 8 de Enero en Miranda De Ebro (Fábrica de Tornillos) y les conducirá, alternando con conciertos de ambas bandas cada una por su cuenta, hasta finales de Marzo.

domingo, 21 de noviembre de 2010

Noche de rock con sabor a surf, frontera y clásicos


Arizona Baby y Los Coronas, o lo que es lo mismo, Los Corizonas, traían anoche su gira Dos Bandas y Un Destino a Madrid. Fue una noche de rock con sabor a surf, frontera y clásicos, muchos clásicos. Lleno total en Joy Eslava, con un público en el que predominaban los treintañeros pero también había savia nueva para el rock, y más de un nostálgico.

Ambas bandas ya tienen acostumbrados a su público a un sonido único e impecable, marca registrada en cada caso. El desafío era fundir ambos sonidos en algo nuevo y que gustase por igual a los fans de una y otra banda.

Como ya se ha notado, han sabido dar con un punto de encuentro en un repertorio clásico, pero admirablemente escogido y, en la mayoría de los casos, muy bien adaptado. Junto a esto y para acabar de dar forma al show, una selección de los mejores temas de cada Grupo Salvaje, con guiños y versiones cruzadas. Aunque no tenía el cronómetro en la mano, tuve la sensación de que Los Coronas (veteranía manda), pasaron mayor tiempo sobre el escenario.

También añadiría que en ciertos momentos de "todos sobre el escenario", los vallisoletanos no llegaron a estar tan sueltos como sus anfitriones madrileños, quizá por la presión de la ocasión y la plaza, excepción hecha de Javi Vielba, claro, que es un frontman en estado puro, que podría estar cómodo hasta en un escenario sobre un témpano en el Polo Norte.

¿Y cómo sonó esta nueva banda de ocho forajidos? Menos surf que Los Coronas (Fernando Pardo y David Krahe cambian sus Fender características por un par de Gretsch mucho más cálidas), y más contundente y psicodélica que Arizona Baby. Un tema que puede definir el "sonido Corizona" es su versión del ’Supernaut’, que es como coger a los Black Sabbath y llevarlos a la frontera de Texas y México. Inconmensurable.

Arizona Baby y Los Coronas también estaban condenados a entenderse por otra importante característica común, cuidan con tanto esmero su sonido como su puesta en escena, de forma que la fusión de las dos bandas, y en un escenario como el teatro Joy Eslava, tenía que ser un divertisímo espectáculo, y lo fue. Desde las tablas de skate o los impecables trajes de tahúr de los Arizona, hasta las imágenes que desfilaban por la enorme pantalla que presidía el escenario.

Una amalgama de referentes, un universo visual prefectamente definido y reconocible que acompañaba a cada tema: el desierto de Monument Valley y la intro de Lone Ranger, fotogramas de ’Perros callejeros’ y sus míticos 124s a toda pastilla, o los platillos volantes de serie B de los 50. A este cronista le encantó particularmente el montaje que acompañó a ’Polk Salad Annie’, los hombres que estuvieron en la sala sabrán bien por qué.

Del repertorio, destacar la acogida que dio el público a ’Runaway’, ’Jinetes radiactivos’, ’Flamenco’, ’Wipe Out’ y, por supuesto, ’Wish You Were Here’, cuyo estribillo coreado por el respetable debo reconocer que me puso la carne de gallina. A partir de ahí ("lo mejor está por llegar" dijo Javi Vielba), la apoteósis. Una traca final iniciado con el momento tarantinesco de ’Misirlou’, seguida por un hit de cada banda, ’Secret Agent Man’ (con Javi a la voz) y ’Shiralee’, con la que Arizona Baby y sus secuaces eléctricos acabaron de encender la sala.

Quedaba la explosión final. La gamberra y muy celebrada ’Too Drunk To Fuck’, emprendida al grito de "Da igual lo pedo que vayáis, hay que intentarlo", y una sorpresa final que no desvelaremos, tema clásico y que ni pintado para devolver a los corrales a estos ocho forajidos.

Dos Bandas y Un Destino es rock, palmas, sudor y diversión. Saliendo del teatro, no me quedaba duda de que el calor generado por Los Corizonas tardaría mucho en desaparecer, y de que me apuntaría a otra sesión de lo mismo sin dudarlo por un instante.

(Señor Lobo, www.bandalismo.net)

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Arizona Baby en "Acordes Urbanos"

Inicialmente planificado para el campo grande, el vídeo de Arizona Baby grabado en el mítico Pasaje Gutiérrez de Valladolid que a continuación os presentamos es uno de los más especiales. Y decimos especiales de verdad ya que parece que fue el vídeo maldito (aunque al final es uno de nuestros favoritos). Tras varias intentonas de quedar con Javier Vielba y los suyos para grabar con Arizona Baby pudimos cuadrar una fecha y por fin lo conseguimos. Quedamos con ellos un día de Junio de 2010 en el campo grande de Valladolid pero parece que aquel día el destino no estaba de nuestro lado. Amaneció lloviendo como si fuese el juicio final. Rápidamente telefoneamos a Javi para buscar una alternativa y nuestras cabezas pensaron en el mismo emplazamiento, El Pasaje Gutiérrez. Ese lugar emblemático lleno de misterio que todo el mundo adora en Valladolid.

Allí nos dirigimos y, empapados, nostros y ellos, nos pusimos manos a la obra. Una vez solventado el problema lluvia nos surgió otro, niños… Séis niños aparecieron de la nada corriendo, chillando y riendo en el lugar donde íbamos a grabar… ¡El vídeo maldito! Pero todo tiene solución en esta vida. Carlos, experto en la materia, pactó con los chavales un silenco sepulcral a cambio de ver a un grupo de estrellas del rock tocando para ellos. Los infantes lógicamente accedieron y boquiabiertos contemplaron el mini-concierto privado que Vielba y el Sr. Marrón nos regalaron.

LLegamos a casa con la sensación del trabajo bien hecho a pesar de todas las trabas del día y dejamos capturando la cámara para ver el resultado final en pantalla grande pero, horror, con los ojos como platos nos quedamos cuando detectamos que, en medio de la captura del segundo tema, ‘The End of the Line’, hubo un error en la cinta (nunca reutilicéis cintas minidv) y no se habían registrado 15 segundos de vídeo y audio. ¡El vídeo maldito! Y además precisamente en el tema que Arizona Baby nos regaló en exclusiva y que no aparece en ninguno de sus discos…

Lógicamente nuestras cabezas empezaron a darle vueltas al asunto de cómo poder solucionar el asunto y, cuando parecía que todo estaba perdido… ¡bingo! La solución.
Decidimos otorgarle al vídeo un aspecto viejo, vintage, usado, como si fuese un film de los 60s y, para justificar esos 15 segundos que faltan en el segundo tema usar… bueno, ya lo veréis a continuación vosotros mismos, ¿no?

Para esta ocasión, decidimos utilizar un montaje de los 3 vídeos juntos homenajeando a las sesiones de varias películas de los auto-cines americanos de los año 60 son sus anuncios, interludios, defectos de celuloide, etc. así que, sin más dilación, aquí os dejamos con la compilación de los 3 vídeos que grabamos con la banda de folk-rock-country Arizona Baby en medio de la gira de su segundo disco, Second to None.

En la sesión están en este orden, ‘The Truth / The End of the Line / Mindful of Thoughts’.


http://acordesurbanos.com

cámara: Víctor Alonso
edición de vídeo y sonido: Víctor Alonso
sonido: Carlos Burguillo
producción: Acordes Urbanos
canciones compuestas por Javier Vielba
Arreglos: Arizona Baby
Todos los derechos reservados

Equipo:

vídeo: Canon HV20
sonido: Rode Video Mic
Postproducción: Final Cut Pro

martes, 16 de noviembre de 2010

Pero, ¡qué cosa más guapa!

Pero ¡qué cosa más guapa! El concierto a medias entre Arizona Baby y Los Coronas (si de los Arizona no había hablado había sido, más que por otra cosa, porque los tenía casi como teloneros. Y no) fue posiblemente el espectáculo de mi vida. Supongo que habría un par de conciertos que colocaría más arriba en mi lista por razones meramente sentimentales, pero ninguno puede compararse realmente a esta salvajada. ¡Qué versión del Shakin’ all over! Creo, sinceramente, que fue lo mejor que he escuchado nunca en directo.

No fueron primero unos y después los otros: empezaron todos juntos, luego tocaron solo los Arizona, después volvieron a ir entrando poco a poco Los Coronas para volver a tocar todos juntos; a continuación se marcharon los Arizona y al rato, de nuevo, ocho hombres sobre el escenario. Los mejores momentos fueron, sin duda, los de comunión de las dos bandas; durante esos segmentos tocaron versiones de canciones como Too drunk to fuck o I fought the law, o la emocionantísima revisión de Wish you were here.

Pero es que las composiciones propias de ambas bandas eran también temazos. Pegadizos. Vibrantes. Y ambos frontmen tenían una presencia escénica bastante destacable, y eran simpáticos y conectaban con el público; y el resto de componentes también caía bien. Emocionado salí de la Copera.

Ya no sé de qué otra manera decírselo para que me hagan caso: si la gira llega mínimamente cerca de ustedes, ¡vayan corriendo a verlos!

(La chispa de la vida, alfondoaladerecha.inclinado.org)

martes, 9 de noviembre de 2010

Concierto completo "Dos Bandas y un Destino"

Arizona Baby & Los Coronas - Runaway


Arizona Baby & Los Coronas - Wish You Were Here


Arizona Baby & Los Coronas - Shakin' All Over


Arizona Baby & Los Coronas - La Cárcel de Sing Sing


Arizona Baby & Los Coronas - Supernaut


Arizona Baby & Los Coronas - Too Drunk To Fuck


Arizona Baby & Los Coronas - Buenas Tardes Amigo